Más de dos millones de defunciones anuales por culpa de la contaminación del aire

Publicado en por cristian-gerard

Más de dos millones de fallecimientos se producen cada año como resultado directo de la polución atmosférica causada por el Ser Humano. Así de contundente e inquietante es la conclusión principal a la que se ha llegado en un nuevo estudio, realizado por científicos de una veintena de instituciones de diversos países, y cuyos resultados se han publicado en la revista académica Environmental Research Letters, editada por el Instituto de Física (IOP), una importante sociedad científica internacional que cuenta con cerca de 40.000 miembros.

 

Según los resultados del estudio, alrededor de 2,1 millones de muertes cada año son causados por los aumentos en la materia particulada fina liberada en el aire por actividades humanas. Esta materia está integrada por partículas diminutas suspendidas en el aire que pueden penetrar a notable profundidad en los pulmones y causar cáncer y diversas enfermedades respiratorias. En cuanto a los fallecimientos anuales por culpa del aumento antropogénico del ozono, la cifra se calcula en alrededor de 470.000.

 

El ozono es útil a gran altura, donde forma un escudo que nos protege de las radiaciones llegadas del espacio. Sin embargo, a baja altura es potencialmente peligroso. Procesos antropogénicos como la combustión de gasolina generan indirectamente un aumento del ozono a baja altura.

 

Las estimaciones del equipo de Jason West y Raquel A Silva, de la Universidad de Carolina del Norte en Estados Unidos, sitúan a la contaminación del aire en espacios exteriores como uno de los más importantes factores medioambientales de riesgo para la salud. Se cree además que muchas de estas muertes ocurren en las zonas Este y Sur de Asia, donde hay mucha población y la polución del aire es severa.

En la investigación han trabajado especialistas de una veintena de instituciones científicas. Además de la citada universidad, cabe mencionar a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, el Centro Nacional estadounidense para la Investigación Atmosférica (NCAR, por sus siglas en inglés), la NASA (Administración Nacional estadounidense de Aeronáutica y del Espacio), la NOAA (Administración Nacional estadounidense Oceánica y Atmosférica), el Centro Hadley en Exeter (dependiente del Servicio Meteorológico Nacional Británico), el Instituto Nacional de Estudios Medioambientales de Tsukuba en Japón, el Centro de Investigación Climática y Medioambiental Internacional en Oslo, Noruega, el Centro Nacional de Investigaciones Meteorológicas de Toulouse en Francia, el Laboratorio Nacional Estadounidense Lawrence Livermore en California, el Centro Canadiense de Modelación y Análisis Climáticos, así como varias universidades e instituciones en el Reino Unido, Japón, Italia, Alemania, Estados Unidos, Francia y Nueva Zelanda.

Etiquetado en Medio Ambiente

Comentar este post